El banco BBVA obtuvo un beneficio neto de 1.676 millones de euros (unos 2.280 millones de dólares) en 2012, un 44,2 % menos que el año anterior, tras dotar provisiones por los créditos inmobiliarios en España, que le hicieron registrar pérdidas en este país.

En un comunicado enviado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad explicó que en España perdió 1.267 millones de euros tras absorber "los saneamientos relacionados con el deterioro de los activos inmobiliarios", sin los que hubiera obtenido un beneficio de 1.211 millones.

En Eurasia -que incluye China y Turquía- el beneficio neto fue de 1.290 millones de dólares, un 7,8 % menos que en 2011.

En México, la entidad ganó 2.480 millones de dólares, el 6,4 % más, en tanto que en América del Sur el beneficio neto creció el 33,8 %, hasta alcanzar 1.835 millones de dólares; en EE.UU. obtuvo 647 millones, el 48,4 % más; y en el área de banca mayorista y de inversión (CIB) ganó 1.429 millones, el 1,9 % más.

La entidad que preside Francisco González cerró 2012 con un ratio de morosidad del 5,1 %, un punto por encima del 4 % de 2011, en tanto que en España el porcentaje fue del 6,9 %, por debajo de la media del sector.

El crédito bruto a la clientela fue un 1,7 % más que un año antes, en tanto que los depósitos crecieron el 3,7 %.

Los gastos siguieron creciendo a un "menor ritmo que el de los ingresos" y se concentraron en una fuerte inversión en planes de expansión en los mercados emergentes, mientras que se contuvieron en los países desarrollados, explica el banco.