The Wall Street Journal denunció hoy haber sido víctima de ataques cibernéticos desde China, junto a otros medios estadounidenses, en un aparente intento de los "hackers" de espiar su cobertura sobre el gigante asiático.

"La infiltración en nuestros sistemas informáticos y los reportes de invasiones en la red del New York Times y otros medios indican que se ha convertido en un fenómeno extendido los 'hackers' chinos espiando a medios estadounidenses", dijo hoy el diario financiero.

La Oficina Federal de Investigación (FBI) lleva más de un año investigando este tipo de incidentes y los considera un caso de seguridad nacional contra intereses de Estados Unidos, según fuentes de la investigación citadas por el diario.

"Las pruebas demuestran que los intentos por infiltrarse en nuestros sistemas informáticos buscan dar seguimiento a la cobertura que hace el periódico sobre China", señaló una portavoz de Dow Jones Company, propietaria del diario.

La empresa, que ha puesto en marcha nuevas medidas de seguridad para proteger a sus clientes, empleados, periodistas y fuentes, continuará con su cobertura "agresiva e independiente" en el gigante asiático, añadió la portavoz, Paula Keve.

La denuncia del periódico The Wall Street Journal se suma a la publicada por The New York Times, que durante cuatro meses fue víctima de ataques informáticos en los que "hackers" llegaron a tener acceso a contraseñas de sus reporteros, entre otros empleados.

"Durante los pasados cuatro meses, piratas chinos han atacado con persistencia el periódico, infiltrándose en el sistema operativo y utilizando las contraseñas de sus reporteros y otros empleados (en total 53)", explicó en un artículo.

Según el diario, que se granjeó la ira de las autoridades comunistas al cifrar en 2.700 millones de dólares el patrimonio "oculto" de la familia del primer ministro, Wen Jiabao, los "piratas" no han podido acceder a material sensible.

"Los expertos en seguridad informática no encontraron pruebas de que los "hackers" hubiera accedido a correos electrónicos y otros documentos sobre nuestros artículos relacionados con la familia Wen", dijo la editora ejecutiva del periódico, Jill Abramson.