El imán de la prestigiosa institución suní de Al Azhar, Ahmed al Tayeb, se reunirá hoy con distintos dirigentes políticos para intentar calmar la situación en el país, escenario de disturbios en la última semana.

En la cita, que se celebrará en la sede de Al Azhar en el barrio de El Cairo Islámico, se tratará una iniciativa propuesta por jóvenes revolucionarios en cooperación con ulemas musulmanes para detener los choques de la última semana entre policías y manifestantes.

Al encuentro también acudirán representantes de las distintas iglesias cristianas presentes en Egipto.

Esta mañana, la calma prevalecía en la plaza Tahrir y sus alrededores, donde en las últimas horas han cesado los choques entre policías y manifestantes por la lluvia, según la agencia estatal de noticias Mena.

De hecho, en Tahrir, los manifestantes permanecen dentro de sus tiendas de campaña para protegerse del frío, que se ha intensificado desde la pasada madrugada.

Por su parte, el presidente egipcio, Mohamed Mursi, ya ha regresado al país tras una visita de varias horas ayer a Alemania, que se vio obligado a acortar por la situación inestable en Egipto.

Más de 50 personas han muerto y un millar han resultado heridas desde el viernes pasado cuando se iniciaron los disturbios con motivo de la conmemoración del segundo aniversario del inicio de la revolución que derrocó al régimen de Hosni Mubarak.

A esos choques se sumaron los del pasado sábado desencadenados en Port Said (noreste) entre manifestantes y policías tras conocerse la decisión de un tribunal de recomendar la pena de muerte para 21 acusados por participar en los enfrentamientos de hace casi un año en el estadio de fútbol local que costaron la vida a 74 personas.