Un grupo de conductores del sistema Metrobus de la capital panameña levantó hoy un paro indefinido, que solo duró varias horas y afecto parcialmente el servicio, tras llegar a un acuerdo salarial con la empresa Mi Bus.

Los huelguistas, que exigían un aumento salarial de 280 dólares (38 %), aceptaron la oferta de elevar de 100 a 120 dólares un bono mensual de productividad, explicó a la prensa el portavoz de los choferes, Inocente Guerra.

El paro comenzó esta madrugada en medio de actos de vandalismo, con una treintena de autobuses apedreados cuando salían de los estacionamientos, y enfrentamientos entre los huelguistas y la Policía que dejó al menos tres detenidos.

Guerra sostuvo que el grupo que representa "no tiene nada que ver con los actos vandálicos" contra los autobuses de la empresa Mi Bus, cuyos choferes están agrupados en dos sindicatos.

Por su parte, el director general de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre, Ventura Vega, aseguró que el paro fracasó porque no fue interrumpido el servicio, que según fuentes de la empresa Mi Bus prestaron 840 de las 1.200 unidades que posee operativas.