La misión internacional auspiciada por la ONU para investigar el impacto de los asentamientos israelíes en los territorios ocupados denunció hoy que esta práctica viola "de diversas maneras" los derechos humanos de la población palestina.

Estas violaciones "están interrelacionadas y forman parte de una pauta general de infracciones caracterizadas principalmente por la negación del derecho de autodeterminación y la discriminación sistemática contra el pueblo palestino, algo que ocurre a diario".

"En cumplimiento del artículo 49 de la Cuarta Convención de Ginebra, Israel debe poner fin a todas las actividades de asentamiento sin condiciones previas", manifestó la presidenta de la misión, la francesa Christine Chanet.