El banco Santander Brasil concentrará este año en el crecimiento orgánico sus inversiones, cercanas a los 3.000 millones de reales (unos 1.500 millones de dólares), aunque no descarta estudiar posibles adquisiciones, anunció hoy el presidente de la entidad, Marcial Portela.

"Pensamos más en el crecimiento orgánico; no vamos a tener muchas adquisiciones pues tenemos una oferta grande de límites preaprobados y nuestra intención es hacer crecer la oferta de crédito con criterios de rentabilidad", señaló Portela en una rueda de prensa en Sao Paulo en la que presentó el balance del Santander Brasil.

No obstante, indicó que el banco estará "abierto" para estudiar las ofertas del mercado y puso como ejemplo el sector de seguros, en el que el Santander Brasil decidió mantenerse sólo en el ramo de "distribución".

A una pregunta sobre si es "improbable" que el Santander haga nuevas adquisiciones, Portela insinuó que esa palabra es demasiado contundente porque si es beneficioso para la entidad, "algo que tenga un valor estratégico para los negocios del Santander", la entidad estará abierta a nueva posibilidades.

El Santander alcanzó el año pasado en Brasil un beneficio neto de 6.300 millones de reales (unos 3.150 millones de dólares), cifra representan una contracción del 5 por ciento frente a los números de 2011.

"Alcanzamos un resultado equilibrado, dentro de una coyuntura bastante exigente y aumentamos nuestra fuerza comercial, conservamos un nivel de capital elevado y terminamos el año camino de la normalización de las provisiones de crédito", indicó el ejecutivo.

Según Portela, el Santander Brasil terminó el año "mejor de lo que comenzamos y mejor preparado para el crecimiento futuro".

En el último trimestre de 2012, el beneficio neto del grupo español en Brasil fue de 1.600 millones de reales (unos 800 millones de dólares), que equivalen a un crecimiento del 6,5 por ciento frente a los tres meses anteriores.

Una de las apuestas del Santander Brasil seguirá siendo la de las pequeñas y medianas empresas, segmento que tuvo en 2012 un crecimiento del 14,5 por ciento, y fortalecerá su actuación en el campo de las universidades, desarrollo sostenible y educación.

Según Portela, la cartera de crédito del banco se mantendrá en los niveles proyectados para todo el sistema financiero brasileño, que debe ser de un crecimiento del 15 por ciento en 2013, con algunos sectores por encima de esa media, como el de las pequeñas y medianas empresas.

La morosidad, apuntó Portela, impidió que el Santander Brasil se mantuviera con una participación del 30 por ciento en las ganancias mundiales del grupo.

"No existe eso como meta (el 30 por ciento), pero sí es una realidad lógica porque Brasil va a tener un crecimiento mayor al de otros países y eso tendrá un peso superior en el banco", subrayó.

Según el balance anual, la morosidad mayor a noventa días subió un punto porcentual en el año, al pasar del 4,5 al 5,5 por ciento, mientras que la de entre 15 y 90 días se mantuvo en el 4,9 por ciento.

"Es una situación controlada desde el punto de vista estructural y no es algo que nos preocupa o nos angustia", resaltó.

Portela comentó a Efe que el Santander Brasil, que comenzó en 2012 a cotizar en la bolsa de Sao Paulo su fondo inmobiliario con activos propios, estudia la posibilidad de tener este año una segunda oferta similar como "instrumento de inversiones para los próximos años".

"Queremos construir un banco para los próximos cien años, no queremos trabajar para los próximos cien días y por eso queremos tornarnos en un gran banco comercial nacional", puntualizó.