Fráncfort (Alemania), 31 ene .- El banco Deutsche Bank ganó sólo 665 millones de euros en 2012, un 85 % menos que el año anterior, tras perder 2.153 millones de euros en el cuarto trimestre del año por los gastos de reestructuración y de casos jurídicos debidos al escándalo de los tipos de interés y acusaciones de corrupción.

Deutsche Bank informó hoy de que la caída del valor de algunos activos inmateriales y de participaciones también tuvo un efecto negativo en los resultados de los últimos meses del pasado ejercicio.

El primer banco alemán había tenido un beneficio neto de 186 millones de euros en el cuarto trimestre del 2011 y de 4.326 millones de euros en el conjunto del año.

Los copresidentes de Deutsche Bank, Jürgen Fitschen y Anshu Jain, dijeron que se ha producido "la más amplia reconfiguración" en el banco en los últimos tiempos, que incluye la reducción de las gratificaciones.

Deutsche Bank ve señales positivas para su futuro ya que se produce una tendencia favorable en 2013 en la economía global y las condiciones en la zona del euro se han estabilizado desde mediados de 2012.

"Además, la dirección aceleró el proceso de reducción de riesgos y creación de capital, lo que llevó a un ratio de solvencia Tier-1 según la legislación de Basilea III del 8 %", según el banco.

Los gastos para litigios alcanzaron el año pasado 1.300 millones de euros, de ellos 1.000 millones de euros en el cuarto trimestre.

Deutsche Bank afronta un proceso judicial por evasión del impuesto sobre el volumen de ventas en operaciones con derechos de emisiones contaminantes de CO2 e investigaciones judiciales relacionadas con la manipulación del tipo de interés de referencia Libor.

Además, el primer banco alemán deberá pagar una indemnización al grupo Kirch por las pérdidas relacionadas con la quiebra del antiguo imperio de medios de comunicación en 2002.

Deutsche Bank aparcó el pasado año unas provisiones para riesgos por créditos de 1.721 millones de euros (1.839 millones de euros en 2011).

El instituto de crédito alemán quiere lograr un ratio de activos de máxima calidad sobre los recursos propios del 8,5 % a finales del próximo marzo.

Los ingresos se situaron el pasado ejercicio en 33.741 millones de euros, 513 millones de euros más que en 2011.

"Los ingresos fueron fuertes pese al difícil entorno y la reconfiguración de nuestra plataforma que está en marcha", dijo Jain.

Deutsche Bank ha reducido el pasado ejercicio sus activos de riesgo por valor de 80.000 millones de euros, que contribuyeron a generar capital por valor de 8.000 millones de euros.

Jain calificó "desafiante" el pasado ejercicio debido a los bajos tipos de interés y consideró que es muy difícil predecir cuánto tiempo van a seguir las tasas de interés a un nivel artificialmente tan bajo.

Deutsche Bank añadió que va a aplicar una nueva modalidad de retribuciones a sus empleados basada en la sostenibilidad y que la retribución variable para el conjunto del año se reduce en relación a los ingresos al 9 %.

El pago de gratificaciones ascendió el año pasado a 3.200 millones de euros, un 11 % menos que en 2011.

La dirección propondrá en la próxima junta general de accionistas el pago de un dividendo de 0,75 euros por acción.

Los gastos no relacionados con intereses subieron el año pasado en 4.600 millones de euros a 30.600 millones de euros por la caída del valor de algunas actividades, participaciones y activos inmateriales.

Deutsche Bank se opone a la separación de la banca de inversión de la banca tradicional como han propuesto reguladores, el Banco Central Europeo (BCE) y también el Gobierno alemán.

En este sentido, Jain dijo que "en Europa varias propuestas amenazan el modelo de banca universal...Estamos convencidos de que la industria alemana está bien servida por un banco alemán que puede proporcionar un servicio global integrado".

Las acciones de Deustche Bank subían a media jornada un 2,6 %, hasta 38,15 euros, por las perspectivas positivas.