La compañía estadounidense Colgate-Palmolive anunció hoy que obtuvo un beneficio neto de 2.472 millones de dólares en su ejercicio fiscal 2012, un leve aumento del 1,6 % respecto a 2011, lo que atribuyó al impacto de los tipos de cambio y a las "desafiantes" condiciones macroeconómicas.

La empresa, con sede en Nueva York, se anotó un beneficio neto por acción de 5,15 dólares el pasado año, frente a los 4,94 dólares por título del ejercicio precedente, cuando sus ganancias se situaron en los 2.431 millones.

La facturación de la firma, propietaria entre otros productos de la famosa pasta de dientes y el jabón que le dan nombre, se incrementó un 2 % hasta los 17.085 millones de dólares, en tanto que únicamente los costes de fabricar sus productos se situaron en 7.153 millones, prácticamente igual que en 2011.

"Cuando iniciamos 2012, ya anticipamos un entorno de intensa competición y unos desafiantes tipos de cambio y condiciones macroeconómicas a nivel mundial", dijo al anunciar esos resultados el presidente y consejero delegado de la firma, Ian Cook, en un comunicado.

En cualquier caso, Cook destacó que Colgate-Palmolive haya mejorado su cuota de mercado y volúmenes de ventas, expandido sus márgenes de beneficio y aumentado su beneficio neto por acción "en dos dígitos, excluyendo el impacto de los tipos de cambio".

En ese sentido, destacó que la pasta de dientes Colgate elevó su cuota de mercado a nivel mundial hasta el 44,6 % y que sus cepillos de dientes manuales cuentan con un 32,7 % del mercado, también por encima del año pasado.

Por lo que se refiere al cuarto trimestre del año, al que más atención prestaban hoy los analistas, la empresa ganó 598 millones de dólares (1,26 dólares por acción), el 1,4 % más que los 590 millones (1,21 dólares por título) del mismo periodo de 2011.

Sus ingresos en ese periodo se elevaron un 2,5 % hasta los 4.286 millones de dólares, impulsados principalmente por sus ventas en América Latina, que suponen el 29 % del total de sus ingresos y se elevaron en un 1,5 %.

Mientras, los costes de fabricar sus productos se mantuvieron prácticamente sin cambios, en los 1.781 millones.

La empresa anunció en octubre pasado un plan de reestructuración que implicaba la reducción del 6 % de su plantilla hasta 2016, cuya implementación le ha supuesto un cargo de 102 millones de dólares después de impuestos en sus cuentas anuales.

Esos resultados no fueron bien recibidos entre los inversores y antes del ecuador de la sesión en la bolsa de Nueva York (NYSE) las acciones de Colgate-Palmolive bajaban el 3,06 % hasta los 107,46 dólares cada una, aunque en los últimos doce meses han subido el 18,32 %.