Casi una treintena de autobuses del servicio de transporte colectivo de esta capital fue apedreado hoy, en el inicio de un paro de labores de un grupo de conductores de la empresa Mi Bus, que exige un aumento de salarial, informaron fuentes de esa compañía.

El gerente corporativo de Mi Bus, Iván Posada, denunció ante los periodistas que 27 autobuses de esa empresa fueron apedreados esta madrugada cuando salían de los estacionamientos en La Cabima, situación que puso en riesgo la seguridad de los usuarios.

En un comunicado, la empresa dijo que el equipo de seguridad de Mi Bus "está en la capacidad de identificar a las personas que cometieron este presunto acto vandálico en el patio (estacionamiento) de La Cabima", en el norte de esta capital.

Agentes de la Policía Nacional están desplegados en las diferentes rutas para identificar y detener a las personas que intenten impedir el funcionamiento del servicio llevando adelante ataques contra los autobuses cuyos conductores no se han sumado a la huelga que afecta al sistema y sus usuarios, agregó la empresa.

El vocero de los conductores en paro, Inocente Guerra, indicó a los periodistas que el grupo que representa "no tiene nada que ver con los actos vandálicos registrados en el patio de La Cabima", en la localidad de Alcalde Díaz, aneja a la capital, y que "la lucha de los transportistas es pacífica".

Poco antes de estos ataques a las unidades del transporte colectivo se registraron enfrentamientos entre conductores que cumplen el paro y agentes antimotines de la Policía Nacional, luego de que los huelguistas bloquearon la entrada y salida de los autobuses de los estacionamientos en las localidades de Ojo de Agua y La Cabima, en la periferia norte de la capital.

Al menos tres conductores en paro fueron detenidos durante estos enfrentamientos, denunciaron representantes de los choferes en huelga, que comenzó hoy a las 00.01 hora local (06.01 GMT).

Fuentes de la autoridad del Tránsito desmintieron que los autobuses que circulan hoy los conduzcan policías, como se había comentado, y explicaron que se trata de conductores cualificados.

Según uno de los directivos de la empresa Mi Bus, Iván Posadas, actualmente el sistema de encuentra funcionando de manera regular con 700 autobuses, a pesar de los hechos registrados durante la madrugada de este jueves.

Guerra señaló que la lucha del grupo que representa no se da únicamente para lograr un aumento salarial, ya que los usuarios también se merecen un mejor servicio, toda vez que hoy día deben pasar más de 15 minutos esperando por un transporte en la parada.

Los conductores en huelga exigen a la empresa que cumpla con un aumento del 38 % del salario mensual de 580 dólares, mientras Posada afirmó que la compañía nunca prometió ese aumento y que sí hará efectivas otras conquistas laborales que se negociaron a finales de 2012 con la mediación del Ministerio de Trabajo.