La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por su sigla en inglés) calificó hoy de "crucial" que un juzgado de Guatemala haya ordenado enjuiciar al exgeneral José Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio por la matanza de 1.771 indígenas durante su mandato de facto (1982-1983).

En un comunicado enviado a Efe, el organismo con sede en Washington expresó que la decisión de proceder con el juicio, anunciada el lunes pasado por el juez Miguel Ángel Gálvez, "es crucial para garantizar justicia para las víctimas de violaciones a los derechos humanos perpetradas durante el conflicto armado".

Junto a Ríos Montt también será enjuiciado su antiguo colaborador, el exgeneral José Rodríguez, ambos por ser los supuestos autores intelectuales en la matanza de los 1.771 indígenas de la etnia ixil, perpetrada por el Ejército en el marco de la guerra interna que vivió Guatemala entre 1960 y 1996.

WOLA aseguró en su comunicado que los 17 meses que Ríos Montt estuvo en el poder "fueron los más violentos de los 36 años de guerra interna en Guatemala", que dejó 200.000 muertos, unos 45.000 desaparecidos y un millón de desplazados internos.

El fallo que ordenó el juicio a Ríos Montt "es histórico" porque lo convierte en el primer ex jefe de Estado que será llevado al banquillo de los acusado por crímenes del pasado, indicó WOLA que, añadió, espera que el caso sirva de precedente para que otros militares de alto rango sean sometidos a la justicia por violaciones a los derechos humanos.

"WOLA apoya la decisión del 28 de enero como un logro importante para la justicia, la rendición de cuentas y el Estado de Derecho en Guatemala", indicó el organismo promotor de los derechos humanos, la democracia y la justicia social, según su página web.

El organismo opinó que el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, debe apoyar públicamente la decisión de enjuiciar a Ríos Montt, lo mismo que el Gobierno estadounidense que, a juicio de WOLA, debe mantener la prohibición sobre ayuda militar a Guatemala hasta que sea evidente que las Fuerzas Armadas están comprometidas con los derechos humanos.

Pérez Molina dijo el martes que respetaba la independencia de poderes guatemaltecos, aunque evitó pronunciarse sobre el juicio contra los dos ex generales.

El juez Gálvez, presidente del Juzgado B de Mayor Riesgo, recibirá mañana las pruebas de cargo y descargo contra Ríos Montt y Rodríguez para decidir cuáles serán aceptadas para el juicio, que iniciará un Tribunal de Sentencia en una fecha aún por definir.

Los abogados de los ex altos rangos castrenses han anunciado una larga batalla judicial con el fin de retrasar el inicio del juicio por genocidio y delitos contra la humanidad.