Un grupo de unos cincuenta militantes del PAME, ligado al Partido Comunista griego, ocuparon hoy durante varias horas el despacho del ministro de Trabajo, Yannis Vrutsis, en protesta contra los nuevos recortes de las pensiones previstos por el Gobierno.

Los sindicalistas exigieron una reunión con el ministro, que finalmente no se produjo porque Vrutsis no estaba en el ministerio.

A la salida, los manifestantes se enfrentaron con los agentes antidisturbios que se habían apostado ante las puertas del edificio y que los reprimieron con gases lacrimógenos.

Según los medios locales, un sindicalista resultó herido durante los choques y, de acuerdo a los datos ofrecidos a Efe por un portavoz policial, una treintena de manifestantes fueron llevados a comisaría.

El ministro de Trabajo ha cosechado duras críticas de la oposición de izquierdas al declarar que era necesario reformar el actual sistema de la seguridad social por estar erigido sobre el "clientelismo político".

El Partido Comunista contestó diciendo que el ministro tiene la "insolencia del ladrón que culpa a los trabajadores, a los que antes robó sus contribuciones a la seguridad social", en alusión a las pérdidas que la quita forzosa causó a las cajas de pensiones, que tenían inversiones en deuda pública.

En los últimos dos años ya ha habido tres tandas de recortes a las pensiones.

Dentro de la reforma de la seguridad social, el Gobierno del conservador Andonis Samarás planifica ahora vincular directamente las pensiones a la situación de las arcas de la seguridad social.

En caso de que no haya fondos en una caja de pensiones, el Estado se vería obligado a reducirlas automáticamente.