La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) informó hoy de que realizará una parada preventiva de dos semanas en la refinería Cardón sin que eso afecte el "desenvolvimiento" del Centro Refinador de Paraguaná (CRP), el mayor del país y que incluye la planta Amuay, accidentada en agosto y que aún no opera al 100 %.

En un comunicado, PDVSA explicó que realizará una parada preventiva en el reformador de nafta de la refinería de Cardón que tendrá la finalidad de ejecutar "un mantenimiento menor en la zona de reacción de la referida unidad" y que se estima que tendrá una "duración de dos semanas".

Cardón integra junto a las plantas de Amuay y Bajo Grande el CRP, (noroeste), uno de los complejos de su tipo más grandes del mundo y con una capacidad de refino de 940.000 barriles diarios, según datos oficiales.

"Los trabajos en el reformador se realizarán de acuerdo con el protocolo de parada de plantas para garantizar su operación segura y confiable" y "no afectarán el desenvolvimiento de las operaciones del CRP", señaló PDVSA en el comunicado.

Asimismo, la gigante petrolera aseguró que mantiene "suficiente inventario de productos" tanto en los tanques de almacenamiento del circuito de refinación como en los sistemas de distribución de combustibles para "garantizar el cumplimiento de los compromisos adquiridos en el mercado nacional e internacional".

En la madrugada del 25 agosto del año pasado, la refinería de Amuay, en la ciudad de Punto Fijo (noroeste), sufrió una explosión que dejó más de un millar de viviendas afectadas en los alrededores con un saldo de 42 muertos, 8 desaparecidos y más de un centenar de heridos.

El ministro de Minería y Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, aseguró en septiembre que Amuay funcionaba a un 80 %.