El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, propuso hoy que se destinen fondos del presupuesto plurianual 2014-2020 de la UE a la lucha contra el desempleo, sobre todo el juvenil, para paliar una "verdadera emergencia social" en los países con más paro, como España.

"Desde finales de 2012 la UE y la eurozona ha comenzado a salir de la recesión. Los indicadores de los mercados financieros han mejorado significativamente. Los esfuerzos a nivel nacional merecen la pena, no son en vano", señaló Barroso durante una conferencia económica en el Parlamento Europeo.

"Pero no hay en absoluto lugar para la complacencia. La situación social es muy grave. El desempleo, en particular el paro juvenil, es una gran preocupación. En 12 de los 27 Estados miembros el empleo juvenil supera el 25 % y algunos de nuestros países miembros se enfrentan a una verdadera emergencia social", indicó.

En opinión de Barroso, la mayoría de los Estados miembros reconocen ya la necesidad de afrontar los problemas del paro también a nivel europeo.

"Sabemos que muchos de los instrumentos para luchar contra el paro se encuentran a nivel nacional pero francamente no podemos evitar de abordar este tema a nivel europeo", sostuvo.

El presidente de la Comisión Europea aseguró que "está claro que tenemos que tomar acciones más enérgicas para hacer frente al desempleo, notablemente el paro juvenil, y confío en que eso ocurrirá", quizás ya en la próxima cumbre europea de los días 7 y 8 de febrero, en la que los líderes deben acordar el presupuesto plurianual 2014-2020 de la UE.

En concreto, dijo que los Veintisiete están "todavía a tiempo para abordar el tema del empleo juvenil en la discusión sobre el próximo marco financiero multianual" y añadió que esto "podría hacerse si hay voluntad política, con los instrumentos apropiados".

El presupuesto plurianual de la UE, señaló Barroso, "es una parte indispensable" para salir de la crisis y "esencial para el crecimiento, la competitividad y las inversiones, sobre todo en los países y en las regiones más vulnerables.

"El presupuesto multianual tiene un componente fuertemente solidario, pero no solamente se trata de dinero para las regiones menos prósperas; todos los países miembros son beneficiarios netos", porque también aporta a los Estados más fuertes recursos para su crecimiento económico, las infraestructuras y las investigaciones, argumentó.

"No puedo entender cómo algunos gobiernos hablan de la necesidad de apoyar el crecimiento y la competitividad y cuando llega el momento de discutir el instrumento más importante su respuesta no es tan clara", se lamentó Barroso, quien, no obstante, dijo que "no renuncia a un buen presupuesto multianual", pese a toda la presión.

Asimismo, Barroso insistió en la importancia de que los países sigan con las reformas.

"No podemos permitir que el impulso de las reformas se ralentice. Necesitamos reformas para unos mercados laborales, de productos y servicios más flexible, que es clave para la competitividad", recalcó, al tiempo que subrayó que "estabilizar no equivale a recuperación" y "todavía tenemos que generar esperanza entre los ciudadanos", concluyó.