Siete personas han muerto y tres permanecen atrapadas tras una filtración de monóxido de carbono en una mina de carbón del noreste de China, en la provincia de Heilongjiang, según informó hoy la agencia oficial Xinhua.

Otros tres trabajadores pudieron ser rescatados de la mina y se encuentran en buen estado, mientras hay dificultades para evacuar a los que aún se encuentran atrapados debido a que algunos miembros del equipo de rescate también se han visto perjudicados por el gas tóxico.

Los siete fallecidos fueron sacados de la mina con vida y trasladados a un hospital, pero no respondieron al tratamiento médico.

Hace dos semanas, un suceso similar acabó con diez muertos y 28 heridos tras una filtración de monóxido de carbono en una mina de oro en la provincia china de Jilin, también al norte, según informó entonces la agencia oficial Xinhua.

Las minas chinas, en especial las de carbón, se encuentran entre las más peligrosas del mundo y ocasionan cerca de 3.000 muertes anuales, debido a la falta de medidas de seguridad y la sobreexplotación.