El presidente de la región peruana de Cajamarca, Gregorio Santos, reiteró hoy que el postergado proyecto minero Conga, a cargo de la estadounidense Newmont, "es inviable en el tema ambiental, social y técnico".

Las protestas contra el proyecto Conga provocaron una de las peores crisis del Gobierno de Ollanta Humala y derivaron el año pasado en su suspensión temporal, a pesar de que cuenta con todas las autorizaciones gubernamentales.

Santos se reunió hoy en Lima con el presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, para dialogar sobre el desarrollo de Cajamarca, pues la suspensión de ese proyecto causó un importante perjuicio económico para esta jurisdicción del norte del país.

En declaraciones a los periodistas, la autoridad regional agregó que "los pobladores (de Cajamarca) tienen nuestro respaldo en la defensa de los recursos naturales", al insistir en el rechazo a Conga por el aparente perjuicio para las fuentes de agua en la zona.

Conga es un proyecto de 4.800 millones de dólares que planeaba vaciar cuatro lagunas de Cajamarca para extraer el oro y cobre que están en el subsuelo.

Santos afirmó que, durante la reunión con Jiménez, el Ejecutivo se comprometió a reponer el presupuesto de 280 millones de soles (109 millones de dólares) en inversiones de riego, electrificación y carreteras para esa región.

"Cajamarca es la región más rural del Perú, con la mayor cantidad de unidades productivas y es nuestra obligación, como gobierno regional, ayudar a que los agricultores salgan de la pobreza en actividades sostenibles", dijo el presidente regional.

A su turno, el jefe del gabinete ministerial señaló que la pobreza en Cajamarca, que afecta al 56 % de su población, duplica el promedio nacional y la pobreza extrema, que golpea al 24 % en esa región, triplica el promedio a nivel nacional.

Jiménez dijo, en rueda de prensa, que "la minería es una actividad muy importante para muchas regiones del país que tienen la ventura de tener los recursos y que puedan financiar obras para la región".

A diferencia de lo declarado por Santos a los periodistas, Jiménez indicó que la reunión había sido positiva porque las autoridades de Cajamarca no habían traído una "agenda antiminera" y no rechazaban los programas de desarrollo vinculados a la minería en esa región.