El primer ministro transitorio de Mali, Django Sissoko, prometió hoy "la liberación total del territorio en el menor tiempo posible, el retorno de la Administración y la inauguración rápida de un diálogo intercomunitario".

En un discurso ante la Asamblea Nacional, que celebró hoy una reunión extraordinaria para la presentación de la hoja de ruta política que deberá seguir a la recuperación de la integridad territorial del país, Sissoko también anunció la creación de una Comisión para el Diálogo y la Reconciliación que incluya a las comunidades del norte del país.

Tropas franco-malienses llevan combatiendo desde el día 11 a los rebeldes salafíes que controlan el norte del país desde el pasado junio.

Tras dos semanas y media de ofensiva, las fuerzas gubernamentales apoyadas por el Ejército galo han logrado recuperar el control de Gao y Tombuctú, dos de las tres ciudades más importantes del Mali septentrional.

En su intervención, muy aplaudida por los diputados, el primer ministro insistió también en que las prioridades de su Gobierno son la lucha contra el nepotismo, la corrupción y la impunidad y subrayó que quienes ejerzan la "violencia contra la población serán perseguidos".

Asimismo, hizo mención a la necesidad de financiación internacional para la ejecución de dicha hoja de ruta y prometió la celebración de una mesa redonda de donantes y amigos de Mali para la recaudación de fondos.

La comparecencia de Sissoko coincide con la celebración en Adis Abeba de una conferencia internacional de donantes que busca recaudar 450 millones de dólares en fondos y respaldo logístico para la misión militar internacional de apoyo a Mali (AFISMA).

Con estos fondos se quiere financiar el resto de la campaña militar en Mali, actualmente encabezada por el Ejército de Francia y que apoyan tropas africanas, para recuperar el norte del país.

El pasado enero estalló en Mali una rebelión armada tuareg que exigía la independencia del norte del país, una vasta región de 850.000 kilómetros cuadrados conocida como Azawad.

Aunque en un primer momento el MNLA (Movimiento Nacional de Liberación de Azawad) logró hacerse con el control de la región e incluso proclamar su independencia, en junio, grupos radicales islámicos se impusieron al MNLA y anunciaron su intención de extender su control sobre todo el país.