El beneficio neto de Ford en 2012 cayó hasta los 5.670 millones, un 5 por ciento menos que el resultado de 2011, especialmente por el lastre de Europa, según los datos presentados hoy por la compañía.

No obstante, este el cuarto beneficio anual consecutivo que registra el gigante del motor, gracias especialmente a la mejora de las ventas en América del Norte y pese a que sigue arrastrando los malos resultado de su filial en Europa.

"El equipo de Ford ha presentado sólidos resultados una vez más, subrayando que el plan de Ford está funcionando", indicó en un comunicado Alan Mulally, consejero delegado de la multinacional.

En el mercado norteamericano Ford obtuvo un beneficio antes de impuestos de 1.870 millones de dólares, mientras que en Europa registró una pérdida de 1.750 millones de dólares.

En términos operativos antes de impuestos, Ford obtuvo un beneficio de cerca de 8.000 millones de dólares, 797 millones de dólares, menos que en 2011.

Los ingresos del gigante del motor fueron de 126.600 millones de dólares, por debajo de los 128.200 millones de 2011.

En el último trimestre de 2012 el beneficio neto obtenido por Ford fue de 1.600 millones de dólares, pese a las pérdidas en Europa de 732 millones de dólares.

El resultado neto del período octubre-diciembre de 2012 está por encima de lo que esperaban los analistas, aunque es mucho menor que los 13.600 millones de dólares obtenidos en el mismo período del año anterior, en los que Ford se embolsó ganancias por impuestos.