Los restos del paraguayo Guido Ramón Brítez Burró, una de las 231 víctimas fatales del incendio producido el domingo en una discoteca de Brasil, llegarán en la tarde de este lunes a Asunción, según confirmaron las autoridades de Paraguay.

Los restos de Brítez Burró, de 21 años, y estudiante de la carrera de Zootecnia de la Universidad Federal de Santa María (UFSM) de Brasil, arribarán a territorio paraguayo en horas de la tarde en un avión cedido para el efecto por la Fuerza Aérea brasileña, confirmó a periodistas el cónsul paraguayo en Porto Alegre, Agusto Ocampos.

Los familiares del joven, que viajaron en la víspera a la ciudad de Santa María (Estado de Río Grande do Sul), acompañarán en ese vuelo el féretro rumbo a Asunción.

Brítez Burró es uno de los 231 jóvenes que perdieron la vida en el incendio de la discoteca Kiss, donde otras 112 personas resultaron heridas.

Uno de los tíos del joven, Roberto Giménez, describió en declaraciones a Última Hora que su sobrino era "muy atento con los demás y que le encantaba hacer amigos".

Relató, además, que Brítez Burró decidió estudiar Zootecnia ya que le gustaba el campo y trabajar en la genética animal y que quería laborar a futuro con sus padres, dedicados a la ganadería.

"Era muy dinámico, por eso es que estaba esforzándose en ser un profesional, lejos de su familia", añadió el tío del joven.

Ocampos relató que José Volpe, estudiante paraguayo que también se encontraba en esa discoteca, logró salir ileso del siniestro.

Otras dos jóvenes paraguayas, que están registradas como estudiantes en la UFSM, no asistieron a la citada fiesta.

El Gobierno paraguayo, a través de una carta remitida a las autoridades brasileñas, expresó hoy su "hondo pesar" ante esa tragedia y hizo extensivas sus "condolencias y sentimientos de solidaridad a los familiares de las víctimas" y en espacial a la familia de Brítez Burró.

También agradeció el "gesto en favor de la repatriación de los restos del ciudadano paraguayo fallecido en tan trágico suceso".

La mayoría de las víctimas fatales del incendio eran estudiantes de diferentes facultades de la UFSM que celebraban una fiesta en dicho local.

Según las primeras investigaciones, el incendio comenzó cuando uno de los integrantes de la banda "Gurizada Fandagueira", que ofrecía un espectáculo, supuestamente lanzó un artefacto pirotécnico cuyas chispas alcanzaron la espuma utilizada como aislante acústico en el techo de todo el establecimiento.

También contribuyeron a la tragedia el pánico provocado por la rápida expansión de la humareda y la supuesta decisión de los vigilantes de cerrar las puertas para evitar que el público saliera sin pagar, según los bomberos.

La tragedia en Brasil volvió a evocar en los paraguayos el incendio del supermercado asunceno Ycuá Bolaños, donde el 1 de agosto de 2004 fallecieron 364 personas y más de 200 resultaron heridas.

Según la investigación del caso, por el que fueron procesados y condenados los propietarios de ese comercio, las puertas del establecimiento fueron cerradas poco después de iniciarse el siniestro para evitar pillajes.