El Banco Central Europeo (BCE) recomienda que los bancos separen las actividades de alto riesgo que no están relacionadas con las provisiones de servicios relacionados con banca tradicional.

El BCE respondió hoy al documento de consulta de la Comisión Europea sobre la reforma estructural bancaria.

En el informe, llamado Liikanen Report, el BCE añade que "la separación puede apoyarse desde el momento en que proporciona una herramienta efectiva para proteger a los depositantes de estar expuestos a las pérdidas de estas actividades de alto riesgo".

El BCE señala que deberá establecerse qué actividades van a ser separadas en base a criterios claros y responsables, teniendo en consideración que la innovación financiera contribuirá naturalmente a desdibujar los límites.

Las Autoridad Bancaria Europea en cooperación con las autoridades competentes, incluido el BCE, deberá tener una función clave en desarrollar los estándares relevantes.