La cadena de librerías Barnes & Noble, la más importante de EE.UU., vio hoy cómo sus acciones bajaban casi un 2 % en la bolsa de Nueva York después de que su consejero delegado dijera que planea cerrar un tercio de sus establecimientos en diez años.

Hacia el ecuador de la sesión en Wall Street, los títulos de la empresa se dejaban el 1,9 % ó 25 centavos para cambiarse por 12,92 dólares cada uno, de forma que en lo poco que va de año acumulan una caída del 14,38 %. En cualquier caso, en los últimos doce meses se han revalorizado el 8 %.

El descenso se producía tras conocerse que la compañía estudia unas 20 clausuras por año durante el próximo decenio, según señaló el responsable de la empresa, Mitchell Klipper, en unas declaraciones que publica hoy el diario financiero The Wall Street Journal.

Barnes & Noble opera actualmente 689 librerías y mantiene una cadena separada de 674 establecimientos en campus universitarios.

Klipper aseguró al diario que el modelo de negocio de la empresa seguirá siendo "bueno" con un número de librerías de entre 450 y 500, aunque necesita ajustes.

La cadena es la única de gran tamaño que queda en EE.UU. después de que su rival Borders cerró en 2011, víctima del aumento de las ventas por internet y de la eclosión del libro electrónico, que han generado un descenso de ventas en las librerías tradicionales.

Barnes & Noble se ha intentado sumar a esta tendencia, tanto en las ventas de libros por internet como con el lanzamiento de su propia tableta electrónica, Nook Tablet, que afronta una dura competencia de productos similares de gigantes como Apple o Samsung.