Los rebeldes salafíes del norte de Mali, que se enfrentan desde hace varias semanas al Ejército maliense y a tropas francesas, han comenzado a sabotear las rutas que unen el frente con la parte septentrional del país, denunció a Efe una fuente militar.

Los insurgentes han colocado minas en las vías que conducen a Gao tanto desde el sur del país, como desde Níger (este), según la fuente, que también indicó que al menos un puente que une el norte maliense con el país vecino ha sido volado.

El perfil de "Tweeter" de la presidencia de Mali indicó que la infraestructura saboteada se encuentra en la región de Gao (noreste), entre las localidades de Ansongo y Menaka.

Un contingente de 507 soldados de Níger espera en la ciudad nigerina de Ouallam, cercana a la frontera maliense, la llegada de 2000 militares chadianos para unirse a la ofensiva contra los grupos insurgentes islamistas, que controlan desde junio las provincias del norte de Mali.

El puente destruido se encuentra en la ruta que une Níger con Gao, una de las tres principales ciudades en manos de los combatientes radicales y la más próxima a la zona bajo control del Gobierno transitorio de Mali.

La fuente confirmó que las aviación francesa está bombardeando Gao, ciudad hacia la que intentan avanzar las tropas malienses.