El fabricante finlandés de teléfonos móviles Nokia registró una pérdida neta atribuida de 3.106 millones de euros en 2012, un 166 % más que el año anterior, informó hoy la compañía.

Las ventas netas de Nokia disminuyeron un 22 % respecto a 2011, hasta los 30.176 millones de euros, debido a la fuerte competencia que sufre tanto en el segmento de los "smartphones" (teléfonos inteligentes) como en el mercado de los móviles de gama baja.

La pérdida operativa de la multinacional tecnológica finlandesa aumentó un 114 %, desde los 1.073 millones de euros de 2011 hasta los 2.303 millones del pasado ejercicio.