Al menos dos personas han fallecido y otras siete se encuentran heridas por aludes y crecidas de ríos por las intensas lluvias caídas en la zona minera de Ponce Enríquez, en el suroeste de Ecuador, informaron hoy fuentes oficiales.

La Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) dijo en un comunicado que siete personas han resultado heridas, tres de ellas de gravedad, y que hay otras desaparecidas, aunque no ha aclarado su número.

El Viceministerio de Minas señaló que el número de muertos era de al menos tres, pero la Secretaría notificó que hasta ahora solo está confirmada la muerte de dos personas.

Los deslizamientos de tierras han afectado a las poblaciones de Pueblo Nuevo, Zhumiral y Bella Rica, ubicadas en el cantón Ponce Enríquez, en la zona costera de la provincia de Azuay, donde se asientan varios proyectos mineros.

En las labores de asistencia y rescate han participado 120 militares y 50 policías, así como varios equipos de bomberos, de la Cruz Roja Ecuatoriana, de varios ministerios y otras instituciones estatales, precisa el informe de la SNGR.

Dos helicópteros, maquinaria pesada, ambulancias y equipos especiales de rescate también han sido desplegados a la zona y se han habilitado varios albergues para los damnificados.

El viceministro de Minas, Federico Auquilla, descartó que los deslizamientos se hayan producido por trabajos de minería e insistió en que han sido las intensas lluvias las que han provocado los aludes.

Según esta autoridad, los corrimientos afectaron también cinco explotaciones mineras del sector.

Algunos moradores contaron que en el sector se registró una fuerte lluvia de más de nueve horas que habría menoscabado algunas laderas e incrementado el caudal de un estero que pasa por el lugar.

Las autoridades han conformado un Comité de Operaciones de Emergencia (COE), integrado por representantes de todas las entidades involucradas, para dar seguimiento a las labores de asistencia y rescate.

En la zona costera del sur del país se han registrado importantes precipitaciones que coinciden con el periodo de lluvias, que se inicia en noviembre y suele continuar hasta mayo.