Cuatro personas han muerto en los violentos disturbios registrados en los últimos días en la localidad sudafricana de Sasolburg (centro-oeste), confirmó hoy la Policía, que hasta el momento sólo había informado de dos fallecidos.

Las dos últimas víctimas murieron en un tiroteo entre las fuerzas del orden y manifestantes que intentaban asaltar la comisaría local lanzando piedras, indicó el coronel Motantsi Makhele, de la Policía de la provincia de Estado Libre, a la que pertenece Sasolburg.

El estallido de violencia tuvo lugar el pasado domingo, durante las protestas contra los planes de las autoridades de trasladar la ciudad a un área administrativa vecina.

Makhele, citado por la agencia de noticias sudafricana SAPA, agregó que están a la espera del resultado de las autopsias para determinar si su muerte se debió a un incidente vinculado a la protesta o si fue un acto criminal sin relación alguna.

El Directorio Independiente de Investigaciones de la Policía (IPID, en sus siglas en inglés) ya había adelantado que investigaría el tiroteo en la comisaría.

La primera víctima de los disturbios falleció por el disparo de un conductor que fue obligado a parar por la turba, mientras que la segunda murió a causa de un tiro disparado por el propietario del local que estaba asaltando.

La Policía logró retomar ayer el control de la zona, tras tres días de saqueos a comercios, coches incendiados y ataques a policías, periodistas y negocios.

Las protestas comenzaron el domingo como respuesta a los planes de las autoridades de trasladar la localidad de Sasolburg a un área administrativa vecina.

Sin embargo, el principal motivo del estallido de violencia y del malestar con las autoridades es la precaria situación social y económica en la que vive la mayoría de la población local, dijo a Efe la directora de investigación del Instituto para las Relaciones Raciales de Sudáfrica (SAIRR), Lucy Holborn.

Según un documento publicado por el SAIRR, más del 55 por ciento de los habitantes de la municipalidad tiene unos ingresos inferiores a los 40 euros mensuales

El ministro sudafricano de Gobernación, Richard Baloyi, explicó hoy que suspende los planes de cambiar la adscripción administrativa de la localidad después de los graves incidentes.