El presidente sirio, Bachar al Asad, hizo hoy un rara aparición pública, emitida por la televisión oficial, en una mezquita de Damasco, con motivo de la fiesta musulmana que conmemora el nacimiento hace XV siglos del profeta Mahoma.

En las imágenes, Al Asad apareció sentado entre el ministro de Asuntos Religiosos, Mohamed Abdelsatar, y el mufti de Siria, Ahmed Hasum, en la mezquita de Al Afram, en el barrio de Al Muayirín de la capital.

La televisión también mostró el momento en que el presidente sirio saludó a los fieles dentro del templo tras escuchar el sermón del imán Ahmad al Yazairi.

"Que Alá proteja al presidente de nuestro país, el doctor Bachar al Asad", dijo Al Yazairi en su alocución.

Al Asad también apareció fuera de la mezquita tras la ceremonia, donde se quedó un rato departiendo antes de subir a su coche oficial con el imán del templo.

La última aparición pública del mandatario sirio fue el pasado 6 de enero cuando pronunció un discurso en la Casa de la Ópera de Damasco, en el que reconoció que su país se halla inmerso en una guerra "en todo el sentido de la palabra", de la que acusó a una conspiración exterior para tratar de dividir Siria.