Una palestina de 22 años murió hoy por disparos del Ejército israelí en el campo de refugiados de Al Arrub, entre Belén y Hebrón, mientras que un adolescente palestino falleció a causa de la herida de bala que le mantenía en estado crítico desde el pasado viernes, informaron fuentes médicas y testigos.

La joven, identificada como Nuqna Harnash, no participaba en ningún enfrentamiento con soldados israelíes cuando resultó letalmente herida, indicó a Efe un testigo, Imad Asad.

También el palestino Suad Yusuf Yara resultó herido en un mano por los disparos de los soldados israelíes, que abrieron fuego desde su vehículo en ese campo de refugiados del sur de Cisjordania.

Posteriormente y durante diez minutos, el Ejército impidió a la ambulancia llegar a la zona, aseguraron testigos a la agencia palestina "Maan" y señalaron que no había enfrentamientos en el momento de los disparos.

El Ejército israelí explicó a Efe que sus soldados "fueron atacados por palestinos con múltiples cócteles molotov cuando viajaban cerca de Al Arrub" en un vehículo blindado, por lo que abrieron fuego.

"Las circunstancias del incidente están siendo revisadas", dijo una portavoz militar, quien agregó que varios cócteles molotov fueron hallados en el posterior registro de la zona.

Por otra parte, Saleh Amarin, de 16 años y residente en Belén, murió hoy a consecuencia de la herida de bala en la cabeza que recibió en enfrentamientos con soldados israelíes el viernes en el campo de refugiados de Aida, a las afueras de la ciudad, informaron fuentes médicas.

Amarin permanecía desde entonces en coma en un hospital israelí, donde había sido trasladado tras ser inicialmente ingresado en un centro médico de Belén, precisaron las fuentes a la agencia oficial palestina "Wafa".