La economía rusa crecerá este año al mismo ritmo que en 2012, un 3,6 %, registro que ascenderá al 3,8 % en 2014, adelantó hoy un jefe de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que ha trabajado en Rusia durante la última semana, Antonio Spilimbergo.

"El crecimiento económico en 2012 se ha situado en un 3,6 % y creemos que será más o menos igual en 2013, e incluso para 2014 no prevemos grandes cambios, cuando el crecimiento será de 3,8 %", apuntó Spilimbergo en una rueda de prensa celebrada en Moscú.

El organismo internacional se va de Rusia convencido de que su economía, una de las más pujantes del mundo, crece al máximo ritmo posible en las circunstancias actuales.

"Todos los indicadores señalan que la economía rusa se desarrolla a la mayor velocidad posible para su caso. Creemos que en este momento no sería adecuado empujarla a un mayor crecimiento", explicó Spilimbergo, citado por las agencias rusas.

Al mismo tiempo, el FMI rebajó en tres décimas el pronóstico de inflación para este año, que pasa de 6,6 % al 6,3 %.

"Es un pronóstico que hacemos en función de los planes actuales y de lo que hemos observado en cuanto a la política presupuestaria" de Rusia, indicó Spilimbergo.

El funcionario del FMI felicitó la introducción de un techo de gasto en los Presupuestos de Rusia, pero subrayó que la regla para su determinación "podría ser más estricta".