La deuda pública de la zona euro se situó en el 90,0 % de su PIB en el tercer trimestre de 2012, una décima más que en el trimestre precedente, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) aumentó en la misma medida y alcanzó el 85,1 %.

En comparación con el mismo período de 2011, la proporción de deuda con respecto al Producto Interior Bruto (PIB) creció 3,2 puntos en los países de la moneda única y 4,4 puntos en los Veintisiete, según las cifras publicadas hoy por Eurostat, la oficina comunitaria de estadística.

Las tasas más altas de deuda pública en el tercer trimestre se registraron en Grecia (152,6 %), Italia (127,3 %), Portugal (120,3 %) e Irlanda (117,0 %), mientras que las más bajas fueron las de Estonia (9,6 %), Bulgaria (18,7 %) y Luxemburgo (20,9 %).

En España, la deuda pública se situó en el 77,4 % del PIB, 1,4 puntos más que en el trimestre precedente.

El dato español, adelantado en diciembre por el Banco de España, es el más alto de la serie histórica.

En comparación con el segundo trimestre de 2012, la deuda pública aumentó en quince Estados miembros, disminuyó en once y permaneció estable sólo en Eslovenia.

Los mayores incrementos entre el segundo y el tercer trimestre del año pasado se observaron en Irlanda (5,9 puntos), Grecia (3,4) y Portugal (2,9), frente a las bajadas más significativas de Letonia (2,6 puntos), Malta (2,5) y Austria (1,3).

En comparación con el tercer trimestre de 2011, veintidós Estados miembros aumentaron su tasa de deuda pública y cinco la redujeron.

Las mayores subidas interanuales fueron las de Chipre (17,5 puntos), Irlanda (13,4) y España (10,7), mientras que en el otro extremo se situaron Grecia (11,1), Hungría (4,8) y Letonia (3,6).

Los componentes con más peso en la deuda pública durante el tercer trimestre de 2012 fueron los títulos sin incluir las acciones, que representaron el 78,9 % en la zona del euro y el 80,4 % de la UE.

A continuación se situaron los préstamos, que representaron el 18,3 % en los países de la moneda única y el 15,8 % en los Veintisiete, y en tercer lugar, las monedas y depósitos, con el 2,8 % y el 3,8 %, respectivamente.