Argentina declaró hoy formalmente al al aceite de oliva como "alimento nacional" al publicar en el Boletín Oficial una norma aprobada por el Parlamento argentino que da ese rango a este producto, del cual es uno de los mayores productores y exportadores mundiales.

La ley define al aceite de oliva argentino como aquel industrializado dentro del país sudamericano, utilizando únicamente como materia prima aceitunas que estén íntegramente cosechadas en territorio argentino.

La norma establece que el Gobierno argentino debe promover este producto "en todos los eventos y actividades culturales, sociales o deportivas de carácter oficial o que se encuentren previstos en las agendas oficiales nacionales".

Esta promoción, según marca la norma, tiene como objetivo incrementar el consumo doméstico del aceite de oliva argentino, orientar su incorporación a la cesta alimentaria de los argentinos y "resaltar y fortalecer las propiedades nutricionales y demás valores" de este producto.

Según datos del Consejo Oleícola Internacional, la producción argentina de aceite de oliva podría llegar a 17.000 toneladas en la campaña 2012-2013, desde una producción estimada en 32.000 toneladas en la campaña previa.