Un capitán de navío peruano se sumó a la misión de rescate de dos de sus compatriotas secuestrados por la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN), informó hoy el Ministerio de Defensa de Perú.

El ministerio informó en un comunicado que el capitán de navío Enrique Hernández fue destacado por el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, almirante José Cueto, para que integre el grupo militar que encabeza la operación de rescate.

El Gobierno de Perú envió anteriormente a dos coroneles de la Policía Nacional a Colombia, para ejecutar labores de coordinación y enlace con la Policía de ese país.

Desde el viernes pasado el ELN secuestró a los geólogos peruanos Javier Leandro Ochoa y José Antonio Mamani, al canadiense Jernot Wober, y los colombianos William Batista y Manuel Zabaleta, quienes trabajan para la minera Geo Explorer en el departamento de Bolívar.

También se informó que el ministro de Defensa peruano, Pedro Cateriano, se comunicó con su par colombiano, Juan Carlos Pinzón, para conocer las acciones de rescate de los rehenes.

Las autoridades colombianas han ofrecido una recompensa de hasta cien millones de pesos (unos 57.000 dólares) por informaciones que permitan la ubicación de los secuestrados.

El caso motivó hoy un pronunciamiento de Amnistía Internacional, que exigió al ELN la libertad "inmediata e incondicional" de los cinco trabajadores y pidió respeto por sus vidas y su seguridad personal.

"Amnistía Internacional condena toda toma de rehenes, pues incumple la ley humanitaria internacional y puede constituir un crimen de guerra", afirmó la organización en un comunicado difundido en Lima.