Los gobiernos de Túnez, Argelia y Libia han creado una célula especial conjunta, formada por técnicos y profesionales especializados, para mejorar y estabilizar el tráfico transfronterizo, tanto el legal como el ilegal.

Según informó a Efe una fuente del partido gubernamental tunecino Al Nahda, "la célula se creó hace una semana y actualmente se está reuniendo diariamente en el Ministerio de Interior Tunecino, para coordinar lo máximo posible la seguridad común a los tres países".

La fuente especializada en cuestiones de seguridad y que habló bajo condición de anonimato, reconoció que "hay mucho camino por recorrer para impermeabilizar el tráfico ilegal de armas y drogas, principalmente, debido a la amplitud de las demarcaciones fronterizas y los vastos espacios de terreno vacío".

En este sentido destacó que Túnez comparte con Argelia más de 900 kilómetros de frontera y otro tanto con Libia.

La fuente subrayó que "ahora lo más urgente es paliar la falta de material especializado que ayude a un mejor control, por lo que el Gobierno está contactando con países amigos para que aporten ayuda en material sofisticado".

"Necesitamos ayuda de Europa para restablecer la seguridad fronteriza, sobre todo con Libia cuyas dificultades en reestructurar el Estado anima a muchos clanes mafiosos al comercio ilegal con sus iguales libios", indicó la fuente.

En este sentido, destacó la reciente "aportación de Francia, que donó prismáticos de visión nocturna", así como el envío de refuerzos a la frontera tras el ataque terrorista contra la planta de gas argelina de In Amenas, el pasado miércoles.

El técnico también explicó que "las redes de tráfico de armas con Libia son una herencia del régimen del expresidente (tunecino) Zin el Abidín Ben Alí y de algunos de sus amigos empresarios".

Sobre este punto, hizo hincapié en que "dicho fenómeno está lejos de ser político o de estar vinculado al terrorismo, sino que es más bien un fenómeno económico que permite ganar mucho dinero".

"Por desgracia Túnez se ha convertido en un pasillo del tráfico de armas con destino a Argelia y a Mali", reconoció.

La fuente también señaló que las fuerzas de seguridad están realizando "un enorme esfuerzo por controlar los flujos ilegales" y puso como ejemplo el hallazgo de dos almacenes repletos de armas de todo tipo el pasado viernes en una región fronteriza.

"Cuatro camiones de misiles, fusiles, cohetes, granadas, minas, munición y productos químicos fueron transportados a la capital desde los zulos de Medenine, al sureste", agregó.

La fuente puntualizó que de los tres detenido en la operación "ninguno es islamista o salafista yihadista".