La segunda investidura del presidente Barack Obama fue menos seguida en las televisiones y radios de EE.UU. que la primera, hace cuatro años, con un descenso del 22 % de espectadores, según un sondeo dado a conocer hoy por la empresa encuestadora Gallup.

El 38 % de los estadounidenses entrevistados por Gallup ayer por la noche (una vez acabó la ceremonia) dijo haber "visto o escuchado la investidura en directo", una cifra que, en 2009, se disparó hasta el 60 % de los encuestados.

Sin embargo, aumentó el número de personas que señaló haber "leído, visto u oído" alguna cobertura informativa del evento, es decir, sin presenciarlo en tiempo real, que subió del 20 % de 2009 al 27 %.

En total, un 65 % de los estadounidenses encuestados aseguró haberse informado de algún modo sobre la investidura, una cifra que hace cuatro años fue del 80 %.

Gallup destacó en su sitio web que los números obtenidos ayer son "similares" a los cosechados durante la segunda ceremonia de investidura del expresidente George W. Bush en 2005, cuando un 40 % de estadounidenses siguió la ceremonia y un 33 % indicó haberse informado de ella.

Tradicionalmente, la investidura de un presidente que ha conseguido la reelección tiende a generar menos seguimiento por parte de los espectadores que la de uno elegido por vez primera.