Las cancelaciones y retrasos de vuelos continuaron afectando hoy las operaciones del aeropuerto de Fráncfort, el de mayor tráfico aéreo del continente, aunque con tendencia a amainar.

Hasta el mediodía se había suspendido 54 de los 1.200 aterrizajes o despegues previstos, cifra mucho menor a la de los últimos dos días, en los que centenares de vuelos fueron cancelados e incluso hubo que interrumpir temporalmente las operaciones.

Los retrasos siguen siendo, sin embargo, generalizados, ya que las alas de los aparatos deben ser liberados de hielo con cañones de líquido anticongelante antes de las maniobras de despegue.

Un portavoz del aeropuerto de Fráncfort informó hoy de que el lunes se cancelaron 543 de los 1.190 vuelos previstos tras las nuevas nevadas y heladas que cargaron de hielo los aviones.

En el de Múnich se produjeron 140 cancelaciones y en Düsseldorf mas de 40 por el frío y la nieve, mientras otros aeropuertos como los de Berlín, Leipzig, Stuttgart y Hamburgo registraron anulaciones como consecuencia de la suspensión de vuelos en los otros aeródromos.

El portavoz destacó que la mayoría de los pasajeros que se vieron obligados a pasar esta noche en Fráncfort fueron acogidos en hoteles cercanos al aeropuerto y que solo aquellos en tránsito y sin visado para el espacio de Schengen tuvieron que dormir en camas de campaña en su recinto.

Las previsiones meteorológicas para hoy son de nuevas heladas y precipitaciones de nieve, aunque estas últimas se producirán principalmente en el norte y el este de Alemania, como en Berlín.