Las principales ciudades canadienses advirtieron hoy a sus habitantes que salgan a la calle preparados para enfrentarse a temperaturas árticas que pueden llegar a -36 grados centígrados en lugares como Montreal.

En Toronto, la mayor ciudad del país, la temperatura alcanzó este martes los 25 grados bajo cero, contando el efecto del viento, lo que obligó a las autoridades de la metrópoli a emitir una alerta de frío extremo.

La alerta permite ampliar los servicios a las personas sin techo de la ciudad. Con temperaturas inferiores a los 20 grados bajo cero, en 10 minutos se puede congelar la piel expuesta a las inclemencias del tiempo, advirtieron los meteorólogos.

Pero las temperaturas de Toronto y Montreal no son las más bajas.

El Servicio Meteorológico de Canadá advirtió que fuertes vientos en el lago Huron y otras partes de las provincias de Ontario y Québec colocarán los termómetros en el norte de la provincia en -45 grados, lo que con el efecto del viento se sentirá como -55 grados centígrados.

Estas temperaturas están marcando récords en un país acostumbrado al invierno. Por ejemplo, en Montreal la temperatura más baja alcanzada un 22 de enero fue -28,3 grados en 1976.

En Hamilton, la ciudad más meridional de Canadá, el día amaneció con el termómetro marcando -17 grados, -29 con el efecto viento.

En Ottawa, la capital canadiense, las autoridades municipales esperan que las temperaturas desciendan esta noche a -28 grados centígrados, -32 con el efecto viento.

Los meteorólogos advirtieron hoy que la ola de aire ártico continuará afectando a grandes áreas del país hasta el fin de semana.