La Comisión Europea (CE) apoyará a Portugal e Irlanda para que retornen a los mercados de deuda, después de que ambas economías de la zona del euro hayan comenzado a recuperar la confianza de los inversores, al aplicar a buen ritmo sus programas de reformas.

"Un retorno exitoso a los mercados para Portugal e Irlanda redunda en el interés de ellos mismos y de toda la Unión Europea (UE) y, por ello, la eurozona examinará en próximos meses medidas para lograrlo", dijo hoy el comisario europeo de Economía, Olli Rehn, al término de la reunión del Ecofin (ministros de Finanzas comunitarios).

Los titulares de Finanzas también llevaron a cabo un debate político, sin conclusiones, en torno a la recapitalización directa de la banca en dificultades, que servirá para que continúen los trabajos técnicos de cara a publicar más adelante unas orientaciones políticas.

Tanto Irlanda como España se han mostrado partidarias de que la recapitalización directa se aplique de manera retroactiva, de manera que en los países que hayan accedido a rescates financieros las inyecciones de capital dejen de computar como deuda soberana.

Rehn dijo que la compra de bonos por el Banco Central Europeo (BCE) "es una opción que se evaluará en su caso", aunque para ello "los países tienen que estar primero plenamente en el mercado de deuda".

"Es una opción a considerar para facilitar un retorno exitoso a los mercados de Irlanda y Portugal", añadió Rehn.

El ministro de Economía de España, Luis De Guindos, dijo por su parte que este país "desea todo lo mejor tanto para Portugal como para Irlanda en sus esfuerzos para volver al mercado" y afirmó que tendrán todo el apoyo y sustento del Gobierno español".

Sobre el debate de la recapitalización directa, De Guindos apuntó que sin la misma "la unión bancaria se queda coja" y que "es fundamental avanzar en ella por parte del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)".

Preguntado sobre en qué momento cree España que el MEDE habría de hacerse cargo de los activos heredados (es decir, aplicar la retroactividad), el ministro afirmó que debería iniciarse desde el momento en que esté operativo el supervisor bancario único para la zona del euro.

"El planteamiento del Gobierno es que, cuando el supervisor único esté en funcionamiento, la recapitalización directa debería actuar de forma total", indicó De Guindos.

Los ministros de Finanzas de la eurozona han debatido también los avances para hacer frente a la crisis, tras lo cual han concluido que "la situación es mejor que la del año pasado", destacó Rehn.

"Los riesgos de colapso que había sobre la eurozona han desaparecido, ya no hay tanta tensión en los mercados y está volviendo la confianza", señaló el comisario, quien añadió que "queda aún mucho por hacer hasta conseguir una recuperación sostenible teniendo en cuenta el índice de desempleo y las dificultades de las empresas para el acceso al crédito".