El 64 % de los panameños siente temor debido al incremento en los actos delictivos, reveló una encuesta realizada en diciembre pasado sobre el Índice de Seguridad Ciudadana, informaron hoy fuentes de la investigación.

La encuesta, efectuada entre el 19 y 21 de diciembre pasado por la empresa Ipsos-TMG con el apoyo de la Cámara de Comercio de Panamá (CCIAP), destaca que el 64 % de los entrevistados siente un temor "alto o medio", lo que refleja un aumento de un punto porcentual con respecto a una medición similar hecha en abril de 2012, detalló la CCIAP en un comunicado.

El estudio muestra que el 49 % de los encuestados en las ciudades de Panamá y Colón siente temor al salir de sus casas, mientras que el 39 % de las personas en el interior del país siente un mayor temor cuando vuelven a su casas en horas de la noche.

Según la fuente, el indicador muestra que un 64 % de la población considera que en el último año se registró un incremento en la delincuencia, mientras que el 62 % cree que el grado de violencia es mucho mayor.

De acuerdo al estudio, el 49 % de los panameños encuestados consideran que los niveles de delincuencia aumentarán en el futuro, siendo algunas de las razones la pérdida de valores, la falta de cuidado de los padres con sus hijos, el incremento de la violencia, en lo referente a los asaltos y homicidios.

La encuesta, realizada a 600 personas, entre hombres y mujeres mayores de 18 años, a nivel nacional, con excepción de la provincia de Darién y las comarcas indígenas, también reveló que el 26 % de los panameños o algún familiar de ellos han sido víctimas de un acto delictivo, siendo el robo el de mayor porcentaje (86 %) y después el hurto (10 %) y la estafa (2 %).

Según el Ministerio de Seguridad de Panamá, los homicidios disminuyeron en un 12,3 % en 2012 con respecto a los registrados en 2011, cuando se reportaron 665 homicidios por los 759 que se dieron hace dos años.

Dos renglones delictivos que aumentaron en 2012 con respecto al año anterior fueron los vinculados a los hurtos y robos, principalmente en las ciudades de Panamá y Colón, cuando se registraron 20.098 hurtos (18.435) y 9.465 robos (9.038).