Al menos seis personas han muerto y otras cuatro están desaparecidas en el sur de Filipinas a causa de las inundaciones que afectan el sur país desde el fin de semana, informaron hoy fuentes oficiales.

Según el Consejo Nacional para la Gestión y Prevención de Desastres, cinco personas murieron ahogadas y otra electrocutada a consecuencia de los aguaceros que han afectado varias provincias de la isla de Mindanao.

La tormenta también causó seis heridos y afectó a 150.521 personas, 66.316 de las cuales, tuvieron que ser realojadas en centros de evacuación.

Las autoridades declararon hoy el estado de calamidad en tres distritos de la ciudad de Davao a causa de las riadas que ocasionaron daños en unas 220 casas.

El servicio filipino de meteorología (Pagasa) alertó de que la tormenta tropical, que afectó esta región filipina fuera de la temporada de lluvias, todavía puede causar riadas y corrimientos de tierra a pesar de que haya disminuido su intensidad.

El chabolismo, la acumulación de basura en el alcantarillado y las malas infraestructuras convierten en desastres las lluvias monzónicas que todos los años causan numerosas víctimas entre mayo y octubre en Filipinas.