Perú envió hoy un nuevo contingente de 216 cascos azules que se encargarán de cumplir acciones humanitarias en Haití durante los próximos seis meses, como parte de las fuerzas multinacionales de las Naciones Unidas en ese país.

Los integrantes de la Compañía Perú fueron despedidos en una ceremonia oficial por el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, quien destacó que esta misión ratifica la posición de Perú a favor de la paz internacional.

Cateriano aseguró a los periodistas que los militares peruanos "cumplen fundamentalmente labores de prevención" y enfatizó que "Haití es un país que en este momento todavía requiere de apoyo internacional para lograr un orden interno".

"En ese contexto, los cascos azules peruanos estarán contribuyendo a lograr un aporte para la paz allí", añadió.

El ministro recordó que hace unas semanas visitó Haití junto al jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, José Cueto Aservi, y al comandante general del Ejército, Ricardo Moncada.

Informó que durante esa visita "el representante del secretario general de las Naciones Unidas manifestó personalmente que estaban muy agradecidos por el desempeño" de las fuerzas armadas peruanas.

El teniente coronel Julio Ruiz, comandante de la Compañía Perú, precisó que los militares peruanos cumplen en Haití acciones humanitarias y cívicas, así como de seguridad.

Ruiz resaltó que los soldados son capacitados en el Centro de Entrenamiento Conjunto de Operaciones de Paz, que imparte un currículo aprobado por la ONU en temas de derechos humanos, ayuda humanitaria y relaciones cívico-militares.