Las fuerzas de seguridad israelíes desmantelaron esta madrugada el campamento palestino de "Bab Al Karama" (Puerta de la Dignidad), instalado por activistas el viernes en Cisjordania para denunciar la política israelí de colonización de Palestina.

"Las estructuras en el área fueron desmanteladas durante la noche", informó a Efe una portavoz militar.

La operación fue llevada a cabo por la Policía de Fronteras, que desmontó cuatro tiendas de lona y una estructura de piedra y evacuó a un amplio grupo de activistas palestinos, según detallaron fuentes militares.

El campamento fue montado por sorpresa cerca del poblado palestino de Beit Iksa, al norte de Jerusalén y en el territorio ocupado de Cisjordania, el viernes, dos días después del desmantelamiento del campamento de "Bab Al Shams" (Puerta del Sol), levantado la pasada semana en tierras palestinas en las que Israel pretende construir la colonia judía E1.

"Bab Al Shams" fue instalado el 11 de enero y logró mantenerse en pie cinco días antes de ser desmantelado, aunque sus ocupantes fueron evacuados por la fuerza el tercer día.

Decenas de soldados israelíes escoltaron anoche las excavadoras que desmantelaron las tiendas e impidieron la entrada de palestinos a la zona, informó Kamal Hababa, jefe del consejo local de Beit Iksa, a la agencia de noticias Maan.

"Pasadas las dos de la mañana, alrededor de una treintena de camiones, jeep y excavadoras nos rodearon a todos, incluidos a los niños. Nos sacaron y nos dejaron en el frío y la oscuridad. No hubo violencia física ni heridos, aunque la violencia psicológica fue muy fuerte", declaró a Efe Zaid Yakin, uno de los organizadores de la iniciativa.

La acción, tenía como objeto, explica, "protestar contra la discriminación, contra los asentamientos (israelíes) y contra el robo de nuestras tierras. Queremos volver a nuestra tierra, a Beit Iksa no le quedan tierras para cultivar o para crecer, nos asfixian los asentamientos de alrededor".