Una helada relámpago registrada en el aeropuerto internacional de Fráncfort ha obligado hoy a cancelar decenas de vuelos, mientras otros muchos sufrirán retrasos, informó hoy un portavoz del mayor aeródromo continental de Europa.

La compañía aérea Lufthansa, la mayor de Alemania, comunicó que unos 140 vuelos con destinos nacionales y europeos, han sido cancelados ya para esta jornada en la que se producirán "con seguridad muchos retrasos" hasta que los planes de vuelo vuelvan a recuperar su rutina.

Mientras tanto, un portavoz meteorológico anunció que para hoy no se espera un nuevo "Blitzeis", una helada relámpago, que se produce con lluvia fría que al contacto con el suelo helado hace que las superficies se conviertan en pistas de patinaje y además cubre los aviones de una fuerte capa de hielo.

Esta situación se produjo en Fráncfort en la tarde del domingo obligando a las 16,30 horas locales (15,30 GMT) a paralizar por completo el tráfico aéreo, ya que la capa de hielo sobre los aviones era tan espesa que resultaba imposible retirarla con cañones de líquido anticongelante.

"Nunca habíamos visto tanto hielo sobre los aviones. Ha sido extremo", señaló un portavoz del aeropuerto.

La helada relámpago obligó a suspender más de 300 vuelos hasta las 23,00 horas (22,00 GMT) en que se volvieron a conceder permisos de despegue en Fráncfort, donde las nevadas matutinas ya habían mermado apreciablemente el tráfico aéreo.

La dirección del aeródromo comunicó igualmente que varios cientos de pasajeros tuvieron que pasar la noche en sus instalaciones, donde se puso a su disposición camas de campaña y se ofrecieron alimentos y bebidas.