El líder del grupo salafista Ansar al Din, una de las organizaciones islamistas que controla el norte de Mali, medió por encargo del gobierno alemán con radicales argelinos para la liberación de un grupo de turistas extranjeros secuestrados.

El semanario "Der Spiegel" en su última edición añade que Iyad Ag Ghali, el líder radical, es un "viejo conocido" del Gobierno de Berlín y se le consideró durante bastante tiempo como un "interlocutor fiable".

Ag Ghali es el líder del principal grupo salafista que controla el norte de Mali desde junio pasado y actúa como comandante de la organización islamista.

Según el semanario, medió con los secuestradores argelinos que en 2003 mantuvieron durante meses cautivos a un grupo de 14 turistas extranjeros, nueve alemanes, cuatro suizos y un holandés.

El ahora líder salafista habría recibido el encargo del gobierno socialdemócrata-verde del entonces canciller Gerhard Schröder.

Tras meses de negociaciones, Ag Ghali logró un acuerdo para su liberación, que materializó el entonces secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores, Jürgen Chrobog, al volar a Bamako con cinco millones de euros para el rescate.

El dinero fue entregado a Ag Ghali, quien a su vez se lo dio al denominado Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), que mantenía secuestrados a los turistas.

Esas 14 personas eran las últimas del grupo de 32 extranjeros que había capturado el GSPC, de los que más de la mitad fueron liberados en una arriesgada operación del ejército argelino.

"Der Spiegel" remite su información a un exagente de los servicios secretos de Cancillería, quien califica al ahora líder salafista de "nuestro hombre".

Ansa al Din tiene, según estimaciones del espionaje alemán, unos 1.500 milicianos en Mali.

El secuestro de los 14 turistas extranjeros en el Sahara argelino se prolongó durante meses.

El propio secretario de Estado Chrobog, con mucha experiencia en mediaciones de este tipo, fue tomado rehén con su familia cuando viajaba por Yemen, en 2006, y estuvieron cuatro días apresados por un grupo radical.