Las autoridades marroquíes han desmantelado un comando terrorista de se dedicaba a captar jóvenes "yihadistas" en Ceuta y las ciudades marroquíes de Tánger, Meknés y Alhucemas, además de la región de Fnideq (Castillejos), junto a la frontera con Ceuta.

Según un comunicado del ministerio del Interior, hay un número indeterminado de detenidos.

Además, se ha identificado a "unos cuarenta" jóvenes que fueron reclutados y enviados a distintos frentes, entre los que se encuentran dos ex detenidos de la base estadounidense de Guantánamo "con larga experiencia en el uso de armas" adquirida en Afganistán.

Tres de ellos son nativos de la ciudad española de Ceuta y murieron en atentados suicidas contra "lugares sensibles en el interior de una de las zonas de tensión", en probable alusión a Siria, aunque el comunicado no da otros detalles sobre ellos.

Algunas fuentes apuntan a que podría tratarse de los jóvenes Mustafa Mohamed "Tafo", de 24 años, Ismael "Piti", de 30, y Rachid Wahbi, de 30, desaparecidos desde abril de 2012 de sus domicilios ceutíes, llegados más tarde a Siria (supuestamente para combatir junto a los rebeldes) y a los que ya se da por muertos.

Asimismo, varios más de los identificados por el ministerio del Interior habían purgado previamente penas de cárcel en el marco de la Ley Antiterrorista de 2003, que condujo a detenciones masivas de jóvenes de ideas extremistas.

Los cuarenta jóvenes reclutados fueron enviados desde el pasado mes de abril de 2012 a tomar parte en la "yihad" en distintos frentes (no se identifican cuáles), tras haber pasado entrenamientos intensivos para ejecutar operaciones suicidas y otros ataques, se explica.

El pasado 25 de diciembre, seis personas fueron detenidas en Fez (centro del país), sospechosas también de reclutar adeptos para unirse a la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), en Argelia.

El comunicado de Interior publicado este sábado señala que "la proliferación de redes terroristas" activas en la captación de jóvenes yihadistas se ha convertido "en fuente de inquietud a nivel policial" en Marruecos.