La compañía aérea alemana Air Berlín, la segunda del país tras Lufthansa, exige a su plantilla y a los cargos directivos un recorte salarial como parte de sus planes de saneamiento, afirma el semanario "Focus".

De acuerdo con ese medio, la aerolínea pretende que sus empleados renuncien a un 5 % de su sueldo bruto, mientras que a los directivos se les aplicará un recorte del 10 %.

Estas medidas se enmarcan en el drástico plan de saneamiento de la aerolínea, cuya dirección anunció a principios de año la supresión de 900 puestos de trabajo, lo que supone un diez por ciento del total de su plantilla.

El plan de saneamiento incluye reducción de plantilla y eliminación de algunas rutas, así como la venta de aviones, con el que espera lograr un ahorro de 400 millones de euros.

Estas medidas han coincidido con el relevo en la cúpula de la aerolínea, cuyo anterior presidente, Hartmut Mehdorn, fue sustituido a final de año por el hasta entonces jefe de estrategia Wolfgang Prock-Schauer.