Al menos cinco personas, entre ellos una pareja de españoles, resultaron muertos anoche en las carreteras del sur de Francia a causa de las malas condiciones de circulación por la nieve, y más de una veintena resultaron heridas, tres graves, al volcar un autobús con ciudadanos rusos cerca de Grenoble.

En un siniestro en la A75 fallecieron una pareja de españoles originarios de Castellón, en un siniestro en el que se vieron implicados varios coches y un camión. Las autoridades no han ofrecido información adicional sobre estas dos personas.

El autobús con los ciudadanos rusos se tumbó, hacia las 7.15 horas (6.00 GMT) en una salida de la autopista A43, que discurre entre Chambéry y Lyon en el departamento de Savoya, con 43 pasajeros de nacionalidad rusa que se dirigían al aeropuerto de Grenoble desde una estación de esquí de los Alpes, indicó el Centro Nacional de Información Vial (CNIR).

Según explicó a Efe un portavoz del CNIR, la lluvia que al caer sobre el suelo helado se transformaba en hielo podría haber estado en el origen de varios accidentes que se produjeron durante la noche en la autopista A75, que comunica Montpellier con Clermont Ferrand.

En esa vía, en el mismo departamento de Lozère murieron tres militares que debían partir para Mali, al verse su vehículo atrapado en una colisión múltiple entre dos camiones.

Los servicios meteorológicos mantenían esta mañana la alerta por hielo y nieve en 23 departamentos, prácticamente la cuarta parte del país.

Météo France advirtió en particular del riesgo de que la lluvia se transformara en hielo en las carreteras al contacto con el suelo helado, en particular en las regiones Centro, Borgoña y Franco Condado.

Se esperaba algo de nieve en el noreste, donde las temperaturas debían quedar bajo cero todo el día.

En el sur, la llegada de un frente procedente de la Península Ibérica iba a generar lluvias generalizadas, y limitar las nevadas a zonas cada vez más altas, por encima de los 1.500 metros en los Alpes y de los 2.000 en los Pirineos.

En los Pirineos esta mañana seguían cortados al tráfico muchos pasos transfronterizos en la vertiente francesa, como los accesos al túnel del Somport o el túnel de Puymorens.