La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, se felicitó hoy de la concesión de un permiso temporal de tres días a la abogada y defensora de los derechos humanos iraní Nasrin Sotoudeh, que cumple una condena de seis años en la prisión de Evin en Teherán.

"Damos la bienvenida al permiso temporal de la activista, que ayer pudo encontrarse con su familia", manifestó en rueda de prensa el portavoz de la alta comisionada, Rupert Colville.

El portavoz manifestó que esta concesión supone una segunda mejora en el caso de Sotoudeh, ya que el pasado mes de diciembre fueron eliminadas las restricciones para viajar impuestas a su familia, motivo por el que ella se declaró en huelga de hambre en otoño.

"Esperamos que el permiso temporal se extienda y que la activista sea puesta pronto en libertad de forma indefinida", expresó Colville.

Sotoudeh (Teherán, 1963) fue detenida en 2010 por distribuir propaganda contra el régimen y por presuntas "amenazas a la seguridad nacional", y está encarcelada en la prisión iraní de Evin en régimen de aislamiento e incomunicación.

La abogada tiene una larga experiencia en la lucha por los derechos humanos y ha asistido como letrada, entre otros, a la premio Nobel de la Paz de 2003 Shirin Ebadi.

El Parlamento Europeo le entregó el pasado 12 de diciembre el premio Sájarov a la Libertad de Conciencia 2012, con el que también fue galardonado el opositor iraní Jafar Panahi.