El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está siguiendo de cerca, mediante "actualizaciones regulares" la situación de los rehenes secuestrados en Argelia, según informó hoy el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), Tommy Vietor, en un comunicado.

"El presidente está recibiendo actualizaciones regulares de su equipo de seguridad nacional sobre la situación en Argelia. Estamos en contacto permanente con el Gobierno de Argelia y ha quedado claro que nuestra prioridad es la integridad y la seguridad de los rehenes", insistió el portavoz.

El comunicado de la Casa Blanca se ha emitido poco después de que se conociera que el jefe del grupo salafista que mantiene retenidos a un número indeterminado de extranjeros y argelinos en el yacimiento gasístico del sureste de Argelia ofreciera liberar a los rehenes estadounidenses a cambio de dos notorios islamistas presos en Estados Unidos.

Según dijeron fuentes de los secuestradores a la agencia privada mauritana ANI -canal de comunicación con el que están en contacto desde el primer momento- el jefe del grupo secuestrador, Mojtar Belmojtar, añadió estas exigencias a las ya conocidas de parar la ofensiva militar sobre el norte de Mali, y expuso sus condiciones en un vídeo que entregará a varios medios.

Los presos islamistas cuya liberación exigen ahora los captores son el egipcio Omar Abderrahmán, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos en 1995 por su relación con un plan para volar las Torres Gemelas, y la paquistaní Afiya Sadiq.

Con respecto a sus exigencias sobre Mali, Belmojtar ha dicho que quiere "abrir negociaciones" con Estados Unidos y Francia sobre la ofensiva militar en el país africano.

Obama telefoneó ayer al primer ministro británico, David Cameron, para tratar la situación, y el Gobierno de Estados Unidos está en "estrecho contacto" con sus otros socios internacionales, así como con las oficinas de seguridad de BP, propietaria de la planta donde están retenidos, para monitorear los acontecimientos, añadió Vietor.