Miles de personas asistieron hoy a la primera jornada de puertas abiertas de la Semana Verde Internacional de Berlín, la mayor feria de la industria agrícola y alimentaria del mundo, que permanecerá abierta hasta el próximo 27 de enero.

Novedades y tradición se dan la mano en una feria a la que cada edición acude un mayor número de profesionales del sector y público en general, y que este año visitarán, según las previsiones de la organización, unas 400.000 personas.

La propia canciller alemana, Angela Merkel, acompañada de la ministra alemana de Agricultura, Ilse Aigner, y su homóloga holandesa, Sharon Dijks-ma, visitó a primera hora de esta mañana el recinto ferial, para recorrer algunos de los 26 pabellones que conforman esta gran cita del sector.

Comidas típicas de los 67 países representados, vinos, cerveza y licores, son solo algunos de los productos que se pueden encontrar entre los 1.630 expositores del recinto ferial.

Sin embargo, no todo en la feria es comida y bebida, ya que los productos de jardinería y limpieza, las plantas y semillas, maquinaria agrícola, animales de compañía, y hasta útiles de cocina, entre otros, también tienen su lugar en los 115.000 metros cuadrados que ocupa este encuentro empresarial.

Entre los países expositores destaca la veterana Holanda -que tras sesenta ediciones acude este año como país invitado al encuentro-, España, Perú y Colombia, así como los nuevos de esta cita: Sudán y Kosovo.

Como acto principal del programa de conferencias y seminarios, que incluye más de 300, se encuentra el Foro Global para Alimentos y Agricultura 2013 (GFFA), al que está previsto que asistan más de 80 ministros y viceministros de agricultura, así como responsables y representantes de la industria agrícola y alimentaria.