La limpiadora sospechosa de robar un tren de cercanías hace tres días en las afueras de Estocolmo y de estrellarlo contra un bloque de viviendas tras conducirlo varios kilómetros ha sido exculpada, informó hoy la Fiscalía sueca.

"Todo apunta a que fue una cuestión de auténtica mala suerte en la que varias circunstancias casuales y desafortunadas hicieron que la mujer pusiera en marcha el tren mientras limpiaba", afirmó en un comunicado Pär Andersson, de la Fiscalía de Estocolmo.

También dijo que la investigación sigue en marcha y que la Policía interrogará tan pronto como sea posible a la mujer, que permanece hospitalizada desde el accidente, aunque ya no existen motivos para considerarla sospechosa.

Lo más probable es que tras el interrogatorio se cambie la tipificación del delito de criminal a laboral, informó la Fiscalía.

El accidente se produjo en la madrugada del martes, cuando el tren, que estaba fuera de servicio, fue conducido hasta la estación final de Saltsjöbaden y se saltó la barrera para acabar estrellándose metros después contra un edificio.

Cuando ocurrió el accidente, había cinco personas pertenecientes a tres familias durmiendo en el edificio, pero todas resultaron ilesas y solo resultó herida la limpiadora, la única pasajera, a la que los servicios de rescate tardaron dos horas en sacar del tren.

La compañía ferroviaria Arriva, que opera la línea, había acusado a la mujer de robarlo del depósito de Nacka, al este de Estocolmo.

Arriva lamentó horas antes del anuncio de la Fiscalía por medio de un portavoz haber culpado directamente a la mujer, admitiendo que lo ocurrido podría haberse sido fruto de un accidente.