El Gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, ha expresado su decepción por la situación del proceso de privatización de empresas públicas en Grecia, una de las exigencias planteadas por la Unión Europea (UE) para su rescate.

"Los resultados de las medidas de privatización son hasta ahora decepcionantes desde el punto de vista del Gobierno federal", reza un escrito enviado por el Ejecutivo Merkel al Bundestag, el Parlamento federal.

Los diarios del grupo editorial regional WAZ publican hoy el contenido del mensaje, redactado como respuesta a una interpelación parlamentaria de los diputados sobre las privatizaciones en Grecia.

El gobierno de Merkel cita cifras de la Comisión Europea, según las cuales hasta 2016 solo se puede contar con privatizaciones por valor de 8.500 millones de euros, cuando se habían calculado ingresos de hasta 50.000 millones de euros hasta 2015.

El escrito gubernamental argumenta que el bajo nivel de privatizaciones en el país heleno tiene su origen en la situación de inseguridad el pasado año, así como en el empeoramiento del clima económico en su entorno.