Un juez de Managua condenó hoy a la pena máxima de 30 años permitida por la ley, a los 18 mexicanos juzgados por narcotráfico tras hacerse pasar por periodistas de Televisa e incautársele 9,2 millones de dólares en Nicaragua.

El juez noveno del distrito penal de juicio de Managua, Edgard Altamirano, impuso una pena de 35 años y medio de prisión por narcotráfico y otros delitos a Raquel Alatorre Correa, considerada la cabecilla del grupo ilegal.

El juez leyó la pena a los 18 mexicanos, acusados de ser un grupo criminal "altamente organizado" dedicado al tráfico de "grandes cantidades" de droga entre Costa Rica y México, y ordenó la confiscación definitiva de los 9,2 millones de dólares que se les había incautado.

El grupo fue retenido el pasado 20 de agosto en un puesto de seguridad en la zona fronteriza con Honduras y la Policía nicaragüense halló en las seis camionetas en las que viajaban los 9,2 millones de dólares, además de rastros de cocaína.